Una de política

16 noviembre, 2006 at 22:44 (Política)

Acabo de oír en las noticas de la una que los Estados Unidos de América (voz engolada) “han advertido a Corea del Norte de que consideran su actitud una grave amenaza para la Casa blanca”. Ante lo cual una no puede dejar de reflexionar que el país más joven sigue empeñado en su actitud de bebé egocentrista ante el que cualquier consideración palidece por inexistente.
Sin embargo, es un país que goza ya de 200 años de historia, lo cual lo convierte en un país adulto, por tanto, va siendo hora de que le sacudan un buen soplamocos en todos los morros y lo pongan en su sitio. Si no se hace pronto así, y con contundencia ejemplar, en breve no habrá quien lo pare y se convertirá en el epítome del adolescente desvergonzado que no respeta a sus mayores porque lo único importante en el mundo es lo que él desea.
Una cosa que me gustaría que los Estados Unidos de América entendieran, si es que hay entre su gobierno alguien con el coeficiente intelectual suficiente para ello, es que no son el ombligo del mundo. Corea del Norte no amenaza a la Casa Blanca (aunque no estaría de más que alguien la volara, a ser posible en el mayor de los anonimatos, con George Bush hijo dentro, a ver si la carrera de despropósitos estadounidenses se acaba de una vez). Si Corea del Norte tiene intenciones belicistas en su proyecto de energía nuclear, amenaza al mundo entero, del cual Estados Unidos no es más que un representante humanamente insignificante (por más que su economía diga lo contrario). Y si no tiene intenciones guerreras, el resto del mundo está quedando como un gilipollas por meterse donde no lo llaman.
Por cierto, cuando digo humanamente insignificante, refiriéndome a los Estados Unidos de América, no lo digo por los 300 millones de personas que viven allí, sino por su política de falta de respeto a los Derechos Humanos en cualquier lugar en el que se le permite hacer acto de presencia. Aquí y ahora, propongo que se declare a George Bush hijo (y al padre también, ya puestos) persona non grata en todos los ámbitos antiterroristas habidos y por haber. Porque, a mi modo de ver, lo que hace su país en nombre del antiterrorismo, se llama TERRORISMO DE ESTADO.
Vergüenza me da oírlos hablar de libertades y derechos de los ciudadanos cuando sus ejércitos son adiestrados en el atropello de estas mismas libertades y estos mismo derechos que tanto cacarean.
Lo único que hacen es extender la doctrina Monroe a la globalización. En su día, el presidente Monroe declaró la tan famosa y lapidaria frase “América para los americanos”, lo cual significaba el dominio de todo el continente americano (Norte y Sur) para los habitantes de los USA a cualquier precio: pseudocolonialismo, préstamos internacionales a coste de usura, golpes de estado y dictaduras. Curiosamente, en la época en que se promulgó esta teoría, los únicos ciudadanos estadounidenses con derechos (del tipo que fueran) eran los descendientes de los europeos que habían emigrado o sido deportados a sus costas. Los nativos norteamericanos no se computaban dentro del “americanos” de la famosa frase.
Ahora que Sudamérica está aparentemente tratando de escapar al control estadounidense (y ya se verá si lo consigue), Estados Unidos trata de controlar territorios ajenos con la excusa de la lucha antiterrorista y otras rimbombantes causas benéficas para la galería. En realidad, está haciendo lo mismo que intentó hacer Irak con Kuwait, y la está cagando exactamente igual que la cagó en Vietnam (y menos mal que la cagó y que la está cagando).
Por desgracia, y para vergüenza de muchas personas que viven en ese extenso país, muchos de ellos bajo la amenaza permanente de una nueva Caza de Brujas, ahora mismo los Estados Unidos son el feudo señorial de la familia Bush y sus Fuerzas Armadas un ejército de conquista y atropello cuyas acciones son tan despreciables e ilegítimas como las de ETA o Al-Qaeda, por ejemplo, u otros muchos que también usan las fuerzas regulares de su país a título de ejército particular para su propio beneficio.
Lo dicho, damas y caballeros, o alguien se arma de redaños y le para los pies a la política exterior de los Estados Unidos o el siglo que viene por estas fechas estaremos hablando de los Estados Unidos de la Tierra y la capital mundial será Washinton D.C.
Pensémoslo. ¿Realmente vale la pena tener hijos para dejarles un mundo como éste?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: