De vuelta en casa

22 marzo, 2008 at 19:17 (Uncategorized)

Pues sí, de vuelta en casa. Y para más narices, en casa de mis viejos, cosa que había dejado bien claro que no iba a ocurrir… Hasta que me encontré con los precios de los alquileres y tuve que pensármelo otra vez.

Pero, y esto sí que es curioso, el mundo a mi alrededor ha cambiado. Mi madre, sin ir más lejos, en lugar de ningunearme y ponerse delante de mi hija por encima de mí, todo lo contrario (¿quién eres tú y qué has hecho con mi vieja?). Yo soy la mamá de mi peque y cuando mi hija intenta obtener de la abuelita algo que yo no le doy, mi madre le responde que la mamá manda (insisto, ¿quién esta señora y qué ha hecho con mi madre?). Lo cual es un cambio tan inesperado y tan bienvenido que lo flipo en colorines.

Y no sólo eso. Se me trata como a un adulto (hagamos la ola), se me respeta y se me consulta (esto último cuando es necesario, of course, porque no me van a pedir permiso para ir al baño, digo yo), y no se meten en temas personales míos si no soy yo quien los saca a relucir.

Conclusión: O Dios existe o mis viejos han hablado con alguien o han crecido o le han visto las muelas al lobo. Algo tiene que haber pasado, pienso, para que este cambio tan radical se haya producido en el mes justito que pasé en Asturias. Es que es alucinante.

Pero incide muy favorablemente en mi calidad de vida, no voy a negarlo. Y en la de mi hija… desde luego que también. Se ha bajado de la parra que es un gusto.

Reconozco que es muy buena per se, no puedo negarlo, pero tenía un trato hacia los demás como si fuéramos sus criados o estuviéramos a su disposición que me llevaba por la calle de la amargura. Pero como ahora nadie se lo consiente, ha tenido que cambiar de estrategia (ahora se hace la adorable y da besitos para conseguir que le den lo que quiere, tampoco le funciona siempre, pero mejor que la tiranía… ya te digo, colega).

Hace un rato, antes de ducharme, estábamos jugando de lo más tontamente a que se me enganchaba de la ropa y me seguía a todas partes, estorbándome deliberadamente, y yo me hacía la repipi y le decía con voz pijotera que me soltara, que me tenía que duchar y me estaba molestando, y venga ir de un lado al otro con la nariz levantada, el culo para atrás y a trancos para hacerla correr. Un juego de lo más tontorrón y simple, y de lo más divertido, porque con una cosa tan chorra como ésta las dos nos partíamos de la risa.

Ha sido gracioso, y ella se reía tanto que tenía que pararse para coger aire.

Y es que, tengo que admitirlo, en mi vida ha ocurrido otro gran cambio: estoy más tranquila y relajada. Ya no estoy a la que salta con todo Dios ni tengo la absurda necesidad que tenía antes de hacer comentarios ingeniosos para demostrar lo chula y lista que soy cuando me hacían comentarios que a mí me parecía que sobraban. Lo que sobraba era mi soberbia, que quede bien claro. Ya no siento la obligación de quedar por encima de nadie (y menos mal, porque es difícil con ganas). Ahora soy yo, soy como soy, estoy más tranquila, más relajada y me da igual que el mundo entero piense diferente a mí.

Todos podemos pensar como nos salga de las narices, pero tenemos que respetarnos los unos a los otros igualmente. Y no sé si he sido yo la que ha empezado a repartir respeto ahora que ya no estoy a la que salta o que relativizo más cuando el resto del mundo no me respeta a mí. No necesito el respeto de nadie, ni el permiso de nadie, para vivir. Y de la misma manera que yo puedo considerar (con razón o sin ella) que alguien no merece mi respeto, otros pueden pensar que yo no merezco el suyo (una vez más, con o sin razón).

Así que he dejado de intentar tiranizar mi entorno para que encaje en lo que yo quiero y ¡hop!, de repente las cosas han encajado solas. No todo es como yo quiero y todo es tampoco como quieren los demás, pero estamos a gusto, fíjate tú.

Va a ser cierta aquella Ley de Murphy (¿es una ley de Murphy?) que dice que, si funciona, ¡NO LO TOQUES!

Ahora, naturalmente, será cuestión de ver cuánto dura :-P.

Sed malos y vivid, que son dos días.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: