…Se jode y baila (chululú, lalalá)

16 julio, 2009 at 18:20 (Uncategorized)

P*ta crisis y la madre que la parió.

Al final, de vuelta a casa de mis padres, en paro, sin dinero y con una mano delante y la otra detrás.

Y en buena medida por culpa mía. Simple y llanamente, Ichigo ya no podía más conmigo. Sin darme cuenta, la he estado cargando con responsabilidades y preocupaciones que no eran suyas. Le he hecho daño, y encima soy tan hábil que iba de tía genial y madura y señalando la paja en el ojo ajeno… y completando el resto del refrán como una auténtica experta.

Total, que dejamos el piso en el que hemos compartido casi un año. Yo ya estoy de vuelta en casa de mis padres, sin completar la mudanza, pero viviendo aquí a tiempo casi completo. Mi hermano mayor me prestará un rincón de su almacén para guardar mis muebles y electrodomésticos (sí, hemos más o menos solucionado nuestras diferencias, afortunadamente, pero todavía estoy rumiando el cómo. En otro post).

Y, estando en casa de mi madre, echo de menos a Ichigo. La echo de menos por su alegría contagiosa, por su humor, por su cariño, por los buenos ratos que hemos pasado y porque es una tía genial. Y más de menos que la voy a echar con el tiempo.

En la parte positiva (en posts anteriores recuerdo haber mencionado que hasta en las peores coyunturas hay una parte de éstas), Peque se encuentra genial. No echa de menos el piso para nada y ha reaccionado ante esta nueva mudanza con entusiasmo irreprimible e indisimulado.

Yo no estoy tan contenta.

Cierto que mi madre está suavizando mucho las cosas para ponérmelo fácil (y yo intento ponérselo fácil también a ella, faltaría plus). Cierto que cuida lo que dice y dónde se mete… Pero manda huevos, con 35 años y una cría, tener que vivir otra vez en casa de mis padres porque no duro ni cinco minutos en un puesto de trabajo. Y encima que nos mantengan, porque el escaso pecunio que me entra quieren que me lo guarde.

Me da rabia de mi propia torpeza y de mi incapacidad para adaptarme.

Y, perdonad la bordería, pero, si alguien hace algún comentario, por favor, que no sea “el primer paso es reconocerlo”. Reconocerlo, por sí solo, no resuelve nada. Es más, manejado bien, se puede convertir en una excusa cojonuda para seguir igual. “Soy torpe, soy incapaz, ¡ay, pobrecita yo!”.

Lo siento. Reconocerlo es importante para buscar soluciones, cierto, pero, si no se buscan esas soluciones, reconocerlo no es más que otra pose.

Y si hay algo que yo tengo que quitarme de encima son mis putas poses.

De todas maneras, gracias anticipadas por la intención a posibles cometaristas.

Anuncios

1 comentario

  1. YoBorg said,

    Life is Change…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: