Censuqué?!?!?

16 enero, 2010 at 20:20 (Ruge, Se parte...)

Bueno, éste es un post respuesta.

Resulta, por lo que me he enterado, que algunos lectores del blog se han llevado las manos a la cabeza por algunas de las cosas que digo. Otros, además de echarse las manos a la cabeza, han corrido a casa de otros que no conocían el blog, pero me conocen a mí, para señalarme con el dedo escandalizados.

Y algunos de estos últimos especímenes, los visitados que han sido horrorizados por mis viles palabras, se han mostrado ofendidos. De los ofendidos, ha habido quien me ha dicho, literalmente, que “les da vergüenza” ver lo que escribo y que no debería escribir “estas cosas” (vamos a dejar in albis a qué cosas se refería, que quien quiera se puede hacer una idea).

Y yo respondo. En primer lugar, este blog es público y puede acceder a él cualquiera que quiera, y desde luego no iré casa por casa a amenazar a quien no quiera leer lo que escribo. En segundo lugar, en buen mallorquín decimos “qui té sa coa da palla, aviat se l’encen”, o, lo que vendría a ser la versión castellana, “el que se pica, ajos come”. Esto es, si os ofende lo que escribo, sobre todo cuando no tiene relación ninguna con vosotros, lo lamento, pero no voy a dejar de escribirlo.

Por otro lado, si lo que os ofende es que describa determinados hechos, circunstancias que me rodean o cosas que me ocurren, mi vida es mía y la cuento donde y como me la la gana.

No aspiro a ser la bloggera más leída (hay blogs mejores, para qué engañarnos), ni la que mejor escriba (que me superan, también, hay muchos), pero sí aspiro a escribir en mi blog lo que yo elija como yo lo elija.

Ni me voy a censurar ni voy a permitir que nadie me censure. Así es que, si visitáis este blog y os quedáis en él, bienvenidos.

El que no lo disfrute, adiós con el corazón.

También, por supuesto, podéis hacer uso del apartado de comentarios para exponer vuestra opinión al respecto, que para algo está. Y, de la misma manera que no me censuro yo, no es necesario que se censure nadie. Pero que nadie me exija lo que no tiene derecho a exigirme, porque entonces me concede a mí el derecho de madarlos allí donde Cristo perdió el gorro, la espadenya, y a que le den por donde la espalda pierde el buen nombre.

La libertad de expresión es un derecho de todos, y no me lo voy a dejar pisar porque algunos piensen que ciertas cosas son demasiado desagradables para ser escritas. Otras hay que son demasiado desagradables para que ocurran y están a la orden del día.

Y, bueno, ésta es mi respuesta.

Anuncios

2 comentarios

  1. Draakun said,

    Uh??? En serio? Bueno, a mí me pasó algo parecido pero no me digno a responder.

  2. Libia said,

    En realidad, yo tampoco quería responder y, de hecho, han pasado varios meses entre lo que ocurrió y mi respuesta. Precisamente por lo mismo, además, porque consideraba rebajante contestar a algo tan idiota.

    Pero me reconcomía, así que decidí soltarlo y quitármelo de encima. Y conseguido. Ha sido escupirlo y no he vuelto a pensar en el tema 😄

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: